• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

lunes, 5 de marzo de 2012

Intenciones del Santo Padre para Marzo de 2012

Marzo 2012:


Intención Misionera. Cristianos perseguidos.
Para que el Espíritu Santo conceda perseverancia a cuantos son discriminados, perseguidos y asesinados por el nombre de Cristo, particularmente en Asia.


Intención General. La contribución de la mujer.
Para que en todo el mundo sea reconocida adecuadamente la contribución de la mujer al desarrollo de la sociedad.


Benedicto XVI



Intención misionera para el mes de marzo
OMPRESS-ROMA (29-2-12) Para que el Espíritu Santo conceda perseverancia, particularmente en Asia, a cuantos son discriminados, perseguidos y asesinados por el nombre de Cristo es la intención misionera indicada por el Santo Padre Benedicto XVI para el mes de marzo.
El Santo Padre Benedicto XVI aprovechaba la oportunidad de su discurso al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, el pasado enero, para recordar el sufrimiento de tantos cristianos y creyentes:
“En muchos países, los cristianos son privados de sus derechos fundamentales y marginados de la vida pública; en otros, sufren ataques violentos contra sus iglesias y sus casas. A veces son obligados a abandonar los países que han contribuido a edificar, a causa de continuas tensiones y de políticas que frecuentemente los relegan a meros espectadores secundarios de la vida nacional. En otras partes del mundo, se constatan políticas orientadas a marginar el papel de la religión en la vida social, como si fuera causa de intolerancia, en lugar de contribuir de modo apreciable a la educación en el respeto de la dignidad humana, la justicia y la paz. Asimismo, el terrorismo con motivaciones religiosas se ha cobrado el pasado año numerosas víctimas, sobre todo en Asia y África, y por esto, como recordé en Asís, los responsables religiosos deben repetir con fuerza y firmeza que «esta no es la verdadera naturaleza de la religión. Es más bien su deformación y contribuye a su destrucción» La religión no puede ser utilizada como pretexto para eludir las reglas de la justicia y del derecho en favor del ‘bien’ que ella misma persigue”.