lunes, 9 de abril de 2012

"Una Iglesia más profética"

Nuestro hermano y misionero Juan Fernández Salvador, "jota", nos deja con estas palabras de reflexión desde su misión en Perú, en estos días que ya estamos celebrando la Resurrección de nuestro Señor, parémonos y que estas nos ayuden a entender más su mandato de vivir el Evangelio en Cristo Resucitado, con la acción puesta en los más pobres:




¿ Vivimos en un clima de mediocridad resignada ?

¿Qué hacer ? : Priorizar lo esencial.

Una Iglesia en movimiento, más arriesgada, más profética, es más fecunda que una Iglesia inmóvil, segura, aburguesada, envejecida.
El valor “misión” es un valor en alza, superando los valores de la seguridad, la comodidad, la tranquilidad.
Jesucristo no nos encargó un simple existir resignados, un seguro permanecer, una mediocridad burguesa.
Nos encargó un verdadero salir fuera, arriesgando, anunciando al Dios amigo de la vida, desde la pasión por el Reino, buscando a los últimos, los desheredados, las víctimas que más sufren.
Desde la desinstalacción, desafiando lo inesperado, esperando lo imprevisible, dejándose desconcertar por el Otro, sumergiéndose en el Misterio.
Redescubramos la emoción espiritual de vivir a la intemperie, de vivir el Evangelio y no del Evangelio, de vivir desde el servicio a la humanidad más desfavorecida.