sábado, 26 de mayo de 2012

Pentecostés: la fiesta del envío misionero

    El Resucitado siempre "envía" en misión: a dar  testimonio, a llevar consuelo, a proclamar que el Crucificado ha resucitado, a confortar a los débiles en la fe y a crear comunidades, que con  la fuerza de su Espíritu sean signos de que es posible "una comunión capaz de poner en armonía la diversidad".


Ver nota completa