• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

viernes, 11 de enero de 2013

El Arzobispo de Sevilla invita a los niños de nuestra diócesis a celebrar la Jornada de la Infancia Misionera


Mons. Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla, se dirige a los niños de nuestra diócesis con motivo de la Jornada de la Infancia Misionera que se celebrará en España el próximo 27 de enero, animándoles a ser pequeños misioneros todos los días.
“El próximo domingo 27 de enero celebraremos la Jornada de la Infancia Misionera con el lema “Con los niños de Europa… acogemos a todos como Jesús”. En años anteriores la Jornada ha ido recorriendo los distintos continentes: Asia en 2009; África en 2010; Oceanía en 2011; América en 2012. Este año corresponde a Europa.
Pese a la grave situación de crisis económica y de valores humanos y cristianos que estamos viviendo en Europa, o con más razón, precisamente por ello, los niños de nuestro Continente estáis llamados a anunciar con esperanza y alegría el Evangelio de Jesús. Su mensaje de salvación, de fraternidad y amor, justicia y solidaridad, es sin duda, una invitación apremiante a la esperanza para una sociedad presa de la desesperanza y de la angustia ante un futuro muy incierto. Los niños sois muchas veces más creíbles que los adultos. Vuestra alegría a todas horas, vuestra sonrisa y cariño iluminan los corazones de los adultos, de vuestros padres, abuelos, familiares, profesores… ¡Cuánto más cuando transmitís el mensaje amoroso y esperanzador de Jesús!
Todos ellos tienen una gran responsabilidad para con vosotros. Ellos os pueden ayudar a ser buenos cristianos e, incluso misioneros, con su ejemplo, compartiendo su fe con vosotros, acompañándoos a misa, rezando juntos, hablándoos de Jesús… Y así, vosotros podéis hacer lo mismo con vuestros hermanos, amigos y compañeros de colegio. Cuando les habláis con ilusión del Señor estáis actuando como misioneros o misioneras.
Pero vuestro compromiso de ser misioneros o apóstoles, hablando a los demás de Jesús y de su Evangelio, no termina con las personas que viven cerca de vosotros, pues son muchos los hombres, mujeres y niños en los cinco continentes que nunca han oído hablar de Él; y también ellos tienen derecho a conocerlo. Por ello, la Iglesia organiza cada año las distintas jornadas misioneras, entre ellas la jornada de los niños, en la que pretende animar el entusiasmo misionero de todos vosotros, implicándoos en el anuncio de Jesucristo, este año a los niños de Europa. Aunque os pueda sorprender, muchos niños de nuestro Continente todavía no conocen a Jesús y, lo mismo que los niños del resto de los continentes, necesitan de vuestra ayuda y cariño para conocerlo.
Muchos niños en Europa no conocen bien a Jesús porque en sus casas no les han hablado de Él, o porque son inmigrantes que vienen de países muy lejanos, con culturas y creencias diferentes, que se han visto obligados a emigrar para escapar de la pobreza y poder encontrar trabajo entre nosotros. Quizá algunos de ellos sean compañeros vuestros en el colegio. Necesitan vuestro respeto, ayuda y cariño. Como dijo el mismo Jesús con palabras siempre actuales: “En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis” (Mt 25, 40).
¿Y cómo podéis ayudarles? Hablándoles de Jesús y rezando, solos o en compañía de otros niños o de vuestros padres, por ellos y por los misioneros y misioneras. También podéis ayudarles económicamente con vuestros ahorros. Lo poco que podáis compartir será mucho para ellos. Participando en la operación SEMBRADORES DE ESTRELLAS, regalando bellas y alegres estrellas de Navidad que anuncian el mensaje de Jesús y colaborando con vuestros ahorros, sois como luceros que iluminan las calles de Sevilla anunciando y viviendo una Navidad fraterna y solidaria. Vuestras oraciones, vuestra aportación económica y vuestro cariño son un bello regalo de amor para aquellos niños que todavía no conocen bien a Jesús. Y seguro que Jesús os mira también a vosotros con una sonrisa de felicidad y de amor.
Antes de terminar, quisiera agradecer la gran labor realizada por todo el voluntariado en los colegios de la Iglesia y en los colegios públicos a favor de las misiones y los misioneros.
También quiero deciros que me siento amigo de todos vosotros, niños y niñas de la Archidiócesis, y que rezo por vosotros para que seáis buenos cristianos y amigos de Jesús, para que seáis también generosos, obedientes a vuestros padres y buenos compañeros. Que María, modelo de fe y Reina de las Misiones, os acompañe y proteja siempre”.