viernes, 20 de septiembre de 2013

José Diego, nuestro misionero diocesano, nos habla desde Moyobamba

CARTA MENSUAL DESDE LA MISIÓN DE MOYOBAMBA EN PERÚ. 
Queridos Amigos:
          Más que mensual la carta va siendo cuando el tiempo me va ganando como dicen por acá.
 Después de vivir la JMJ, con el Papa francisco en Brasil, que sencillamente ha sido impresionante, yo me quedaría con lo que le ha dicho a los Obispos, sacerdotes, que les decía que no hicieran carrera eclesiástica sino que se dedicaran plenamente a sus diócesis y parroquias que no aspiraran a cosas terrenales, esto me hizo recordar cuando estuve de vacaciones por Sevilla, me encontré a dos cargos importantes de la Diócesis, bueno importantes por llamarlos de alguna manera, porque eran sacerdotes igual que yo y por lo tanto la misma dignidad, pero ya me entendéis, que decían que tal sacerdote en tal pueblo está siendo desaprovechado que lo promocionaran a otro sitio más importante, lo que me dio que pensar como miramos con los ojos del mundo a la Iglesia y no con los ojos de Dios, pues esa gente tiene el mismo derecho aunque sean de un pueblo más pequeño a tener este sacerdote que está otra, lo que me dio que pensar lo que ha dicho tantas veces mi Obispo D. Juan José Asenjo, que la secularización está dentro de la Iglesia, bueno esto ha sido una reflexión que he querido compartir desde la misión que me doy cuenta que se ven desde otra óptica diferente las cosas.
         Durante este tiempo, he tenido curso de catequistas unos 60, son los responsables de las diferentes capillas y pueblos dónde algunas veces sólo llego una vez al año y por lo tanto en la medida de lo posible le tenemos que dar este curso de una semana intensivo para formarlos, lo hacemos dos veces al año, y la verdad que se animan bastante a seguir, en medio de tantas sectas, como hay en sus pueblos y ellos altruistamente, llevan la Palabra de Dios, en esas comunidades.
         También se ha tenido un Retiro para jóvenes vinieron 150 de toda la parroquia, algunos vinieron hasta diez horas caminando, impresionante como acá se busca a Dios y se quiere estos espacios para formarse, además en este fin de semana algunos de ellos participaran  por primera vez en unos Ejercicios Espirituales, que estoy organizando para los más formados, para que sigan conociendo mejor al Señor, por eso pido oraciones para que todo vaya bien, que seguro que irá bien.
        Con motivo de mi Décimo Aniversario Sacerdotal, ya diez años de cura, y parece que fue ayer cuando me ordené y todas las cosas que me quedan por hacer, primero que nada ser bueno y santo, que hay que seguir intentándolo, pues siempre me gusta desde que estoy acá compartir con las comunidades más lejanas a las que estoy a cargo este día, pues me fui una semana por estas comunidades, visitando las escuelas, los colegios, comiendo con las familias católicas de estos lugares, celebrando en sus humildes capillas, de madera y de barro, bañándote en el río, pues vi en la oración que eso es mi fundamento primero de ser sacerdote y después también de ser misionero, ya que tuve también que caminar una media de cinco horas al día, algunas veces por la lluvia y por el barro, pero cuando llegas a estas montañas tan recónditas y ves la alegría de la gente por que ha llegado el Padrecito y van a recibir sus sacramentos, se te quita el cansancio y piensas que los diez años de sacerdote tienen sentido desde los preferidos del Señor, que son los más sencillos y humildes de la tierra como ellos.       

 También tuve mi celebración de los diez años de sacerdote en mi parroquia San Roque y Santa Teresa de Jepelacio, con muchos animadores que quisieron acompañarme este día, también los profesores de Religión, junto con el alcalde y algunos concejales, y tres sacerdotes peruanos que quisieron acompañarme este día, los padres Robert, Juan y Miguel, que dejaron por un momento sus parroquias y quisieron estar conmigo, yo me ordené el día de la Exaltación de la Santa Cruz, pues nunca cuando viene una cruz me olvido de este día y se que con la ayuda de Dios todo se puede lograr, es mi signo de mi ministerio la Cruz del Señor que quiere que sea su Cirineo, para llevar la cruz mucha veces de la injusticia, de la pobreza, de la falta de amor a Dios. Todo lo celebramos muy bien en la casa parroquial de Jepelacio que está de obra, pero ya casi terminando.
         Y del proyecto que os he hablado otras veces, ya tenemos el terreno unos tres mil metros cuadrados que nos ha donado la Municipalidad de Moyobamba, para la construcción de la Casa hogar, en la cual será para señoritas de bajos recursos económicos de las comunidades rurales a dónde voy que no tienen posibilidad de ir a la Universidad, se trata de darles no sólo formación intelectual, sino también humana y espiritual. A día de hoy estamos con el asunto de las escrituras, para cuando ya esté listo empezar a construir, hay un pequeño detalle que me faltan unos 200.000 Euros, para la construcción, pero no me preocupa porque veo que es una cosa de Dios y Dios pondrá los medios para la construcción, ya iré anunciando los pormenores del proyecto, para este proyecto os pido oraciones y también si alguno me puede mandar algo económico pues también, pues Dios va a tener que mover muchos corazones.    
     
      También ya se acerca el Día Mundial de las Misiones, Domund, pues el mes de Octubre, es el mes de las misiones por referencia, acordarse tanto en las misas mis compañeros sacerdotes, como en las acciones que hagáis durante este mes de los misioneros que estamos por el mundo llevando la Palabra de Dios, a tanta gente necesitada de ella y del Cuerpo de Cristo que lo hacemos presente en muchos sitios sólo una vez al año, pues por la distancia y por la saturación de trabajo no se puede más, que bonito sería que algún otro sacerdote de mi Diócesis o algún laico o matrimonio comprometido, incluso con sus hijos, pudieran venir a compartir esta bonita experiencia de la misión, con los que más lo necesitan en medio de la selva, eso sí, siempre que el Obispo los dejara, que Él siempre ha manifestado que nunca pondrá ninguna pega a aquel que quiera venir a las misiones, pues entiende de la necesidad de este tema, no sólo serán las misiones populares en los barrios y en la ciudad, como tan bien se están organizando en la Diócesis de Sevilla, desde la Vícaria de la Nueva Evangelización, sino que hay que tener una opción preferencial por la Misión Ad Gentes, como nos dicen siempre los documentos del Concilio Vaticano II, y diferentes escritos de muchos pontífices.
         Bueno pues en el mes de Octubre con motivo del Domund, ya os escribiré la carta misionera, ya que este mes hay que recordarlo como el mes de la misiones y es más, se cumplirán ya tres años de mi llegada a estas tierras, concretamente a Moyobamba y a mi parroquia de Jepelacio, y siempre me viene este pensamiento de todo lo que me queda por hacer.
         Muy Unidos Siempre en la Oración a los Sagrados Corazones de Jesús y de María.

         José Diego Román Fernández, Sacerdote Diocesano de Sevilla en la Misión de Moyobamba en la selva peruana.