lunes, 11 de noviembre de 2013

Carta de José Diego, desde Moyobamba

José Diego, nos deja unos detalles de su vida en estos tres años de misión, y cómo se siente después de estos años, y de todo lo que ha recibido, y los proyecto que quiere ir desarrollando.
Hola a todos:
Entre unas cosas y otras, durante este mes de Octubre, he cumplido ya tres años de mi llegada a estas benditas tierras de la selva peruana, y veo todo lo que me queda por hacer y pienso y hago examen de conciencia de estos tres años y sinceramente llego a la conclusión, de que he recibido mucho más de lo que yo he podido dar, es completamente cierto lo que nos dice el evangelio de que hay más alegría en dar que en recibir”. Me siento afortunado por estar por acá y ver otra Iglesia, la misma claro está, pero como la vive la gente de otra manera y en mi opinión más auténtica.  


Durante este mes de Octubre hemos celebrado el Domund, y es bueno apreciar lo que tenemos, pues el tener una Iglesia cerca, con Santísimo, pues de las cerca de sesenta capillas que llevo, sólo dos tienen Santísimo, y de poder tener como mínimo un sacerdote cerca, que nos caiga mal o bien, pero es el representante de Dios en la tierra, en aquel pueblo dónde esté y todos estamos para poder servir, incluso con nuestras limitaciones, que como ha dicho el Santo Padre últimamente y a mucha gente ha escandalizado, que la Iglesia está compuesta de pecadores, tanto de laicos, sacerdotes, monjas, obispos, cardenales y papas, todos somos pecadores y necesitamos del sacramento de la confesión, este Papa, simplemente es genial. Es más ahora hemos celebrado el día de todos los santos, que nos dice la Iglesia que todos por el Bautismo estamos llamados a ser santo, lo que nos lo tenemos que creer y tomarnos en serio nuestra vida cristiana católica. También recordamos a todos los fieles Difuntos, que ellos nos han precedido ya en el cielo y nos hacen recordar que esta vida se termina, la vida terrena, pero que estamos llamados a la vida eterna y esa es nuestra esperanza en la vida, el encontrarnos con Dios cara a cara y no ir nunca con las manos vacías, sino llenas de todas las buenas acciones que hayamos hecho durante nuestra vida. Y también el día tres de Noviembre celebramos a uno de los grandes santos peruanos San Martín de Porres, más conocido como fray escoba, se santificó con una escoba, siendo un hermano lego, sin estudios, ese mismo día también es mi cumpleaños, parece que Dios ya me tenía desde mi nacimiento predestinado para estar en las tierras de San Martín de Porres, pues alguna que otra vez que he estado en Lima he podido visitar su tumba y también visitar su convento.           
Durante este mes de Octubre he tenido de todo, primero que nada a primeros de mes participamos en el Hallel, un encuentro de música católica, en el que lleve a los jóvenes de mi parroquia y disfrutaron de lo lindo con los grupos católicos y los temas que se trataban que todos eran de formación cristiana.       
También he ido caminando a algunas comunidades, le he dado vacaciones al burro, porque el pobrecito ya estaba un poco cansado, así que he ido caminando que a mí también me viene bien.         

   En el mes de Octubre se celebra en Perú el Señor de los Milagros, la devoción por bandera de acá, como después de un terremoto lo único que quedó en una pared fue la imagen del Señor de los Milagros, pues también como dice mi amigo sacerdote Javier Salazar, que está dando clases en el Seminario y que todos los años nos visita, he podido apreciar varios Milagros, los pequeños milagros del Señor acá en Moyobamba, sobre todo han sido dos, que los llamo mis pequeños milagros de este mes de Octubre. El primero fue, en el Colegio de las Mercedarias de la Caridad, Ignacia Velásquez, que voy todos los Lunes a confesar y llevar la Dirección espiritual de muchos jóvenes, me viene una joven que la verdad no la recordaba muy bien, es más creo que era la primera vez que me buscaba, es del último curso de secundaria, y ya le noté algo, empiezo como siempre hacerle algunas bromas pero no logro que articule palabra ni sacarle ninguna sonrisa, por lo que intuyo que es algo serio, y ya me dice algo pero no logro entenderla, pues con lo bajito que hablan acá, y me dice que está embarazada, yo creo que he entendido mal pero logro que lo repite y sí lo escucho perfectamente, en fin la animo y le pregunto por el padre y ahí ya sí que me quedé perplejo que ha sido fruto de una violación y el hombre ha huido, es más ella me dijo que ya Dios le hará justicia, me dio ejemplo y me hizo recordar a los salmos que todos los días rezamos como siempre nos dice que el malvado siempre fracasara y el justo irá bien, y a mí es la primera persona que me lo dice, y no se lo quería decir ni a la Directora que es monja, ni a su madre, pero la convenzo para que
hablemos con la Directora esa misma mañana y llamamos a la madre el día siguiente y hablamos con ella, yo desde el primer momento le di todo mi apoyo, pues lo que lleva es un niño, es más está ya de cuatro meses, se que mucho de los que estáis leyendo este artículo os ha pasado por la cabeza porque no aborta, pero tenemos que ser consciente que es un niño, es más con dos profesoras amigas me hago cargo de la situación y la llevamos a un ginecólogo, le hacen una ecografía, y nos dice que el niño está perfectamente y es más que va a ser varón, y ella me mira y me dice se va llamar Diego, la verdad me dan ganas de llorar por la emoción, pues es un alegato a la vida, y los políticos discutiendo sobre la ley del aborto y no saben que es una vida humana la que hay dentro, y esta niña, porque apenas tiene 17 años recién cumplido, ha dicho sí a la vida, y me buscó a mí, y con la ayuda de mi familia en España, vamos a cubrir todos los gastos tanto del embarazo, que ya tengo que ir al ginecólogo cada mes, cuando tiene algún dolor llevarla también, pues padre no tiene y la madre está todo el día trabajando, así que la criatura que ya tiene en su vientre le llamo yo mi nieto, pues ella puede ser mi hija, la verdad ni en mis mejores sueños me hubiera imaginado una situación como esta, yo al frente de todo, hablando con médicos, con ginecólogos, aconsejándola, comprándole los medicamentos, dándole de comer para que coma también el niño, Lucero del Pilar, me has dado ejemplo de decir que Sí a la vida, y no te importa lo que te digan tus compañeros, ya me he encargue junto con Chana la profesora de Religión de hablar con los profesores, tu familia que algunos no estaban de acuerdo con que lo tuvieran. Le doy gracias a Dios por haber puesto en mi camino a Lucero del Pilar, para ser agradecido por el don de la vida y que no somos nadie para impedir que un ser humano nazca, y puedo gritar VIVA LA VIDA DESDE EL MOMENTO DE LA CONCEPCIÓN.
José Diego Román Fernández, Sacerdote Diocesano de Sevilla en la misión de Moyobamba en la selva peruana.