lunes, 5 de mayo de 2014

Misa de acción de gracias en la Delegación

La semana pasada celebramos en la Delegación la misa de acción de gracias que todos los años realizamos por esta época de Pascua, con motivo de exponer de nuevo al Señor en ese rincón preferido por todas las personas que por allí pasan y por los que a diario vamos por la delegación, ese rincón es el pulmón de oxigeno que nos ayuda a seguir trabajando y dándonos por las misiones, "El Oratorio", para nosotros fue una gran alegría que ese día estuviera de paso uno de nuestros misionero diocesano, José Diego, visitando la Delegación.


En la Eucaristía estuvo presente el delegado, junto con el personal y los voluntarios, ella llenó todo ese día de un sabor misionero, ya que José Diego nos transportó a unas de sus comunidades, al expresar que en esos momentos él sentía que era como si estuviera celebrando en medio de una de ellas, por esa gran sencillez y ardor misionero que se respiraba en esos momentos, a la vez también hizo ver como se puede ser misioneros desde cualquier situación personal sin salir hacía la misión, y nos puso de ejemplo a nuestra patrona Santa Teresa de Lisieux, como desde su clausura era tan misionera como el propio San Francisco Javier.

Pudimos vivir algunos momentos de mucha intensidad cuando de primera mano nos traía toda las acciones y toda la realidad del día a día que el vive en su lugar de misión.

Le agradecemos desde este medio, lo mismo que ese día lo hicimos, todo el trabajo que realiza con aquellos que se acercan a él, y por tener ese llamamiento a llevar la alegría del Evangelio a aquellos que no lo conocen, y sobre todo por hacer posible que viviéramos la realidad de la misión sin salir de Sevilla.