• Reza y ayuda a las Vocaciones


    22 de abril- Jornada Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Llamada, respuesta y Misión


    Presentación Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Mensaje del Papa Vocaciones


    "Escuchar, discenir, vivir la llamada del Señor"
  • ¿Qué es Vocaciones Nativas?


    Una jornada de oración y ayuda a las vocaciones en los Territorios de Misión
  • ¿A quién ayuda Vocaciones Nativas?


    A 75.000 seminaristas y 6.500 novicios/as y 2000 formadores en los territorios de misión
  • ¿Cómo colaborar?


    Con un donativo o con una beca misionera para las Vocaciones de los Territorios de Misión
  • Oración Vocacional


    Recursos de oración para la oración diaria en colegios e institutos

miércoles, 14 de enero de 2015

Presentación y lema de la Jornada de Infancia Misionera 2015

La principal finalidad de la Obra Pontificia de Infancia Misionera es colaborar con los educadores para que los niños vayan descubriendo la universalidad de la fe y, en consecuencia, su dimensión misionera. La principal enseñanza de Jesús es desvelarnos que todos somos hijos de Dios y que no hay lugar para la acepción de personas.


Con el lema “Yo soy uno de ellos”, se pretende iniciar a los niños en la certeza de que no hay distinción entre unos y otros, y que, por tanto, no puede haber discriminación entre ellos. Quienes por la fe y el bautismo se han incorporado a la Iglesia tienen el deber de vivirlo y hacérselo llegar a quien aún no lo sabe. El que así lo hace se convierte en un “pequeño misionero


Objetivos

1. Presentar a los niños la humanidad como una familia donde no hay distinción de personas, dentro de la diversidad, y descubrirles que Dios quiere que todos tengamos un mismo corazón.

2. Despertar en ellos la alegría de reconocerse como “uno más” en el conjunto de esa humanidad, así como el deseo de colaborar para que todos los niños tengan las mismas oportunidades.

3. Suscitar en los niños — ¡y en los mayores!— el deseo de compartir con los demás, mediante la oración y la ayuda económica, la alegría de ser “misioneros” de Jesús.

4. Participar en las actividades que organizan los responsables de Infancia Misionera tanto a nivel local, como regional y nacional.