sábado, 4 de abril de 2015

Sábado Santo



SÁBADO SANTO


La Iglesia permanece junto al sepulcro del Señor, meditando su pasión y su muerte, su descenso a los infiernos y esperando en oración y ayuno su resurrección.

Es el día del silencio: la comunidad cristiana vela junto al sepulcro. Callan las campanas y los instrumentos. Se ensaya el aleluya, pero en voz baja. Es día para profundizar. Para contemplar. El altar está despojado. El sagrario, abierto y vacío.

ÉSTE ES EL TIEMPO DE LA ESPERA.
ESPERAR, ES TENER ESPERANZA.
ESPERAR, ES CONFIAR.
ESPERAR, ES EL INSTANTE DE SILENCIO QUE PRECEDE
A UNA SINFONÍA.
ESPERAR, ES CREER QUE VA AMANCER,
AUNQUE TODAVIA SEA DE NOCHE.
ESPERAR, ES CONTENER UN POCO LA RESPIRACIÓN 
ANTES DE INSPIRAR UNA BOCANADA DE AIRE PURO.
ESPERAR ES CREER EN EL OTRO.
ESPERAR ES CREER QUE LA VIDA VA A MANIFESTARSE.