viernes, 25 de noviembre de 2016

Solemnidad de la Epifanía del Señor

En la Solemnidad de la Epifanía del Señor, se celebra el día de los catequistas nativos y del IEME. Epifanía es una fiesta MISIONERA por naturaleza. En ella Dios se manifiesta, se ofrece, se reparte como lo hace la luz y la alegría, como regalo a todos los pueblos y naciones, en todas las lenguas y culturas. 

Os dejamos con el vídeo de la entrevista que ha realizado José Luis Lázaro Ansola, misionero del IEME que trabaja en la Misión de Dandanda. La Misión de Dandanda está situada en el suroeste de Zimbabue, en la diócesis de Hwange




1    Cuéntanos quién eres, dónde vives, algunos datos sobre tu vida….

          Salibonani! (¡Hola!) Gracias, en primer lugar, por permitirme esta oportunidad de poder entrar en vuestras casas con mi pequeño testimonio como creyente y catequista…

          Me llamo Beni Tshuma, y desde que nací el 29 de septiembre de 1970, vivo en Ntuthuko, comunidad bajo la misión de Dandanda (Zimbabue).

Por qué quisiste convertirte en catequista dentro de la Iglesia Católica?

          En 1996, empecé a trabajar como catequista en la comunidad de Ntuthuko, cuyo patrón es S. Francisco de Asís. Para ello, recibí varios cursos de formación de catequistas. Por aquel entonces, no había ningún católico bautizado en mi comunidad –ni yo mismo lo estaba en aquel tiempo-, con lo cual “al mismo tiempo que enseñaba, me enseñaba a mí mismo”.
          Aunque yo enseñaba el catecismo y había recibido ya la formación necesaria; yo, no pude bautizarme y casarme por la Iglesia Católica hasta el año 2010 -puesto que, en nuestra cultura, antes de casarnos debemos de pagar la dote a la familia de mi mujer-; este fue el motivo que retrasó la recepción de los sacramentos en mi persona. Mi confirmación tuvo lugar en el 2012.

          Decidí ser catequista por varias razones:

                Porque en mi comunidad, no había nadie que pudiera enseñar catecismo

         Porque para mí, la fe forma parte de mi vida y quiero que esa fe sea conocida por   otras personas.

            Para que la gente de mi comunidad deje “el viejo camino de las tradiciones” y entren en el camino de la vida nueva de Jesús; para transmitir que Jesús es el Hijo de Dios, que vino a salvarnos. Para que el mayor número de gente pueda recibir el Sacramento del Bautismo y de la Eucaristía.


continuará................