lunes, 4 de junio de 2012

El cardenal Carlos Amigo: “El evangelizador, el misionero, es el hombre de confianza de Dios”


Nuestro Arzobispo Emérito D. Carlos Amigo, estuvo en el segundo día de las Jornadas de Delegados Diocesanos de Misiones, que se celebraron en Madrid del 22 al 24 de este mes, y que nos dejo su impronta como misionero en la Iglesia.



El segundo día de las Jornadas de Delegados Diocesanos de Misiones, que están teniendo lugar esta semana en Alcalá, comenzó con una mesa redonda sobre la cooperación misionera en el Cuerno de África, en la que participaron el periodista y reportero, Gerardo González, ex redactor jefe de la revista “Mundo Negro” y Mons. Rodrigo Mejía, obispo del Vicariato Apostólico de Soddo, Etiopía. Estructurada en tres preguntas – ¿Qué sucede?, ¿por qué esta tragedia?, ¿qué podemos hacer? – que intentaron responder cada uno de estos tres intervinientes.
La tarde se centró en los informes económico y pastoral de las Obras Misionales Pontificias durante este año. Anastasio Gil, Director Nacional de las OMP, hizo un breve resumen de la labor realizada durante este curso tanto en la dirección nacional como en las direcciones diocesanas de Obras Misionales Pontificias.
En el informe económico, se presentó pormenorizadamente las partidas de ingresos y gastos, y se valoró la generosidad de los fieles con las misiones por el hecho de que la recaudación haya descendido sólo ligeramente a pesar de la crisis económica. Al finalizar la exposición financiera, Anastasio Gil sometió las cuentas, según los estatutos de las OMP, a la aprobación de la asamblea.
Se entregó a los participantes un informe de la cooperación de la Iglesia en España con la actividad misionera de la Iglesia universal, en el que se incluían diversos apartados centrados sobre todo en el número y perfil de los misioneros españoles en el mundo. Fue el momento de presentar el listado de misioneros españoles, una labor que se está realizando en la dirección nacional en coordinación con cada diócesis y que busca, como señaló el director nacional, que todo misionero encuentre en las delegaciones de misiones su casa. Aunque la cifra que se maneja, cerca de 14.000, es importante, se hizo hincapié en que es muchísimo más importante que ninguno de estos misioneros deje de tener un rostro y un lugar en los desvelos de las Obras Misionales Pontificias.
Esta jornada concluyó con la celebración de la Eucaristía presidida por el cardenal Carlos Amigo, en torno a la figura de San Juan de Ávila, misionero. En su homilía el cardenal, parafraseando la doctrina del santo, que en breve será declarado doctor de la Iglesia, recordó que el sacerdote, el evangelizador, el misionero “es el hombre de confianza de Dios” y debe “apacentar los pastos de Dios con la ciencia, la doctrina y la misericordia”. Dijo que una nota del misionero debe ser “mirar a los demás como Cristo te mira a ti y tener asidas las manos a los pies del crucifijo porque sólo eso te va a sostener”. “La Iglesia nunca se ha cansado de evangelizar”, añadía, “la circunstancias pueden cambiar pero el amor de Dios permanece; lo que cambia es el acontecimiento”.
¿Qué debe hacer un misionero, un evangelizador? “Hacer lo que más le guste a Dios. Cómo sé qué es lo que más le gusta. Preguntándoselo”, concluía el cardenal Amigo.

OMPRESS-MADRID