lunes, 20 de enero de 2014

VIVENCIA DE LA CELEBRACIÓN DE LA INFANCIA MISIONERA‏

JORNADA DE LA INFANCIA MISIONERA
18-1-2014

LOS NIÑOS AYUDAN A LOS NIÑOS

Celebración de la Infancia Misionera en Sevilla
Colegio San Antonio Mª Claret

Soy una participante de encuentro y no puedo callar lo que allí vi y oí; lo manda Jesús en el Evangelio y por eso lo hago. Explicar el gozo que experimenté no sé, no puedo... porque además soy torpe en palabras, pero Lucas nos dice, en el Capítulo IV Versículo 21, “Les dijo Jesús: Id y haced saber a Juan lo que habéis visto y oído...”.


Me llamó la atención la acogida del joven que recibía a los niños con sus respectivas catequistas. Eran canciones con mensajes evangélicos: la alegría de ser cristianos, que estuvieran atentos que Jesús estaba pasando por allí, etc. Lo hacía con una fuerza y alegría que nadie quedaba indiferente.

Seguidamente se inició una oración. Y, después, dieron comienzo los testimonios de varios misioneros... Sencillos, pero hablaron desde la vivencia que tienen de Jesús. Uno dijo: “Cuando fui a África llevaba una maleta con ropa, con medicinas y también dinero, pero un niño me dijo que lo mejor que les había llevado era la alegría del anuncio de Jesucristo”.

Los niños/as, en número aproximado a novecientos, sentados en el suelo, escuchaban con una atención y silencio poco comunes a su edad; nos impactó este gesto a los mayores y adultos que allí nos encontrábamos. Realmente sentíamos que Jesús estaba entre nosotros.

Doy gracias a Dios por el Director de la Diócesis encargado de las Misiones desde hace poco más de dos años, D. Eduardo M. Clemens, que con tanta dedicación y entrega lleva este tema tan importante (entre otras cosas). Dijo: “El poder de Dios está en las manos de los niños”.

Otra cosa que quiero resaltar es al grupo de catequistas africanos que estaban entre nosotros SEMBRANDO LA PALABRA. Hace veinte años oía decir que vendrían de otros continentes a evangelizar Europa: ¡¡¡YA LO VI!!! Así lo viví. Los misioneros mayorcitos que hablaron habían ido a su país, ellos eran fruto de aquella semilla. ¡Alabo a Dios por ello! Crearon un ambiente festivo y profundo a la vez. Nadie se aburrió.

El ambiente era totalmente eclesial: parroquias, colegios, asociaciones, etc. Hubo un grupo de discapacitados de San Juan de Dios que también gozaron y nos impactaron con su alegría. Algunos colegios y parroquias participaron con canciones muy bien preparadas. Todos tuvieron los premios que el jurado, con buen criterio, creyó oportuno.

Salimos de allí llenos de ilusión y dando gracias por los Niños Misioneros y por el equipo que tiene D. Eduardo M. Clemens, que con su buen hacer nos hicieron sentir tan bien. Inés, muy atenta y entregada en todo momento.

María, nuestra Madre, nos acompañó y le pedimos nos ayude a que los niños de los cinco continentes conozcan a su Hijo Jesús, porque MUNDO SABEMOS QUE SOLO HAY UNO: EL QUE DIOS CREÓ PARA TODOS.

Fdo.: Una participante

S. A. P.

VER TODO LO PUBLICADO EN LA PÁGINA DE INFANCIA MISIONERA DE LAS O.M.P.:  AQUÍ