• Reza y ayuda a las Vocaciones


    22 de abril- Jornada Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Llamada, respuesta y Misión


    Presentación Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Mensaje del Papa Vocaciones


    "Escuchar, discenir, vivir la llamada del Señor"
  • ¿Qué es Vocaciones Nativas?


    Una jornada de oración y ayuda a las vocaciones en los Territorios de Misión
  • ¿A quién ayuda Vocaciones Nativas?


    A 75.000 seminaristas y 6.500 novicios/as y 2000 formadores en los territorios de misión
  • ¿Cómo colaborar?


    Con un donativo o con una beca misionera para las Vocaciones de los Territorios de Misión
  • Oración Vocacional


    Recursos de oración para la oración diaria en colegios e institutos

jueves, 13 de marzo de 2014

Un año con Francisco

¡Felicidades Francisco! Hace exactamente un año veíamos la esperada fumata blanca que anunciaba la llegada de un nuevo Papa a la sede de Pedro. Nadie esperaba que fuera un Papa llegado del “fin del mundo”, y menos aún, un Papa que nos lanzara “al fin del mundo”. Porque desde que Francisco es Pedro, no ha dejado de proponer a la Iglesia que salga de las sacristías y vaya al encuentro de la gente. 



Un solo año de Pontificado ha dado lugar a miles de titulares e imágenes en todo el mundo, pero en el corazón de la Iglesia resuena la llamada del Papa a descubrir la misericordia de Dios y llevarla a los demás.


Muy en sintonía con la Iglesia misionera, Su Santidad no ha dejado de pedir que perdamos el miedo que nos impide ir al encuentro de quienes la sociedad “descarta” (pobres, ancianos, inmigrantes, niños por nacer…), y también de las sociedades que descartamos.



“La opción preferencial por los pobres debe traducirse principalmente en una atención religiosa privilegiada y prioritaria”. Al leer lo que el Papa afirma en Evangelii gaudium no podemos dejar de pensar en los misioneros. La Iglesia y el Papa pueden sentirse orgullosos de ellos, porque al adentrarse en el corazón de los pueblos para hacer presente el Evangelio, que transforma y da plenitud a toda realidad humana, los misioneros viven ya la alegría misionera que Francisco propone a todos los católicos.