• "Con Jesús niño a la Misión"


    Recursos para trabajar con los niños durante todo el curso escolar
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • "Cambia el mundo": DOMUND 2018


    Descarga todos los recursos para la animación misionera del Domund
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia

miércoles, 22 de julio de 2015

VACACIONES EVANGELIZADORAS



Los jóvenes han descubierto otra manera de vivir el tiempo de descanso: amando y sirviendo en todo, como voluntarios en la misión ad gentes y haciendo presente a Jesucristo allí donde ellos se sienten enviados. Esto es ni más ni menos que el discipulado. Son muchos los jóvenes de nuestra Archidiócesis los que han partido y que a estas alturas aún se encuentran en los campos de trabajo. La mayoría, como los que proceden de MISEVI (misioneros seglares Vicencianos), Salesianos, Redentoristas, Proyde (ONG Promoción y Desarrollo, de los RR. de la Salle), van bajo el carisma de las propias de congregaciones, en cuyos Colegios o grupos parroquiales han sido educados. Otros, como el Espíritu sopla donde quiere y como quiere, buscan en la Delegación de Misiones información, formación y acompañamiento antes de partir. Es un seguimiento muy bonito que nos rejuvenece a todos.
El pasado jueves 9 de julio, a las 8 de la tarde, el delegado de Misiones Eduardo M. Clemens celebró en la Parroquia de Sta. Cruz la Eucaristía del envío de dos jóvenes de nuestra Archidiócesis: Isabel Olivares y María Jiménez, con destinos muy diferentes –América del Sur y África respectivamente- pero con la misma disponibilidad y ganas de compartir sus meses de vacaciones con aquellos que menos tienen pero que, como ellas nos aseguran, les dan más de lo que podemos imaginar. Familiares y amigos las acompañaban en una calurosa tarde, podía notarse la felicidad en sus caras.


El P. Eduardo presentó al misionero más pequeño, de sólo 4 meses, que se encontraba entre nosotros. Pidió las oraciones de todos los allí presentes, que son ”como el sustento, lo que recarga las pilas a los que están allá, a veces en situaciones muy complicadas, pero que saben de quién se han fiado y con quién cuentan para seguir adelante dando lo mejor de sí mismos –su propia vida- para compartir su mayor tesoro: la palabra de Dios y el encuentro con el mismo Jesús, misionero del Padre”. Finalizamos cantando a la Virgen y encomendándoles a estas dos jóvenes y a todos los misioneros que se encuentran en tantos lugares del mundo.