martes, 13 de octubre de 2015

Los carteles del Domund: 1941-2015

“De las misiones no podemos acordarnos por el Domund, una vez al año”

 




Anastasio Gil, Rafael Santos y Herminio Otero presentaron ayer en un acto de la exposición el "Domund al descubierto" el libro ‘Los carteles del Domund: 1941-2015‘, editado por Obras Misionales Pontificas (OMP) y la editorial PPC. La presentación del volumen ha tenido lugar en la sala de conferencias de la Fundación Cajasol, en Sevilla, en un acto que ha contado con la presencia de numerosos misioneros procedentes de las diócesis andaluzas, así como del Obispo de Huelva, mons. José Vilaplana; y el Obispo de Alto Solimoes (Brasil), mons. Adolfo Zon, entre otros.
El director nacional de OMP ha comenzado su intervención agradeciendo a los autores del libro la “expresión en imágenes y palabras del testimonio misionero”. Le ha seguido en el turno de palabra Herminio Otero, que ha aludido al magisterio del Papa Francisco y ha destacado cómo los misioneros “llevan la alegría del Evangelio a todos los lugares”. Entrando en el análisis de la obra, ha subrayado la riqueza visual que aportan 75 años de cartelería del Domund, con un diseño que ha derivado del dibujo o el collage de los primeros años a la fotografía más reciente. Se ha referido también a los motivos utilizados en estos carteles, y ha afirmado que “en estos carteles hay mucha actualidad de la Iglesia y mucha vida”.
carteles_domund_02Por su parte, Rafael Santos ha hecho un resumen de los 75 testimonios misioneros que acompañan cada uno de los carteles reproducidos en el libro. Ha comenzado su alocución recordando que los carteles del Domund “han marcado el paisaje de cada mes de octubre” en España, un dato avalado por películas de distintas épocas en las que los carteles del Domund formaban parte delatrezzo. También ha aludido a acontecimientos informativos más recientes, como el drama de los refugiados, a los que sin embargo se ha aludido en diversos carteles del Domund. Santos ha concluido su intervención con una petición: “de las misiones no podemos acordarnos por el Domund, una vez al año”.
Texto y fotos Archisevilla