lunes, 14 de noviembre de 2011

Carta desde Perú, Moyobamba

Ya pasada la fecha de la celebración del día del DOMUND, no dejamos de recibir en nuestra Delegación cartas de agradecimiento a esta gran labor que todos hacemos con tanto amor, orientada a aquellos que más lo necesitan:

CARTA CON MOTIVO DEL DÍA DEL DOMUND


Queridos amigos y amigas:
Os escribo desde la selva peruana, concretamente en la Prelatura de Moyobamba en la región de San Martin. Me encuentro trabajando en la parroquia S. José de Sisa, provincia El Dorado. Con motivo del Día del Domund, quiero agradecerles su oración y recordarles aunque ustedes lo saben mejor que yo, que la Iglesia es misionera, por eso este año en Perú se ha escogido el lema: ¡Evangelio es Buena Noticia para todos! Es una realidad…el anuncio de Cristo es la Buena Noticia del amor hecho sacrificio redentor en la cruz, del amor misericordioso del Padre que se acerca a la humanidad haciéndose uno con ella, ofreciéndonos su perdón. ¿Sabías que dos tercios de la humanidad aun no han recibido esta Buena Noticia?. A través del Domund, muchos hermanos pueden recibir la buena nueva. Por eso, hoy más que nunca resuena en el mundo las palabras de Cristo dirigidas a su Iglesia: Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo (Jn 20, 21). Este mandato misionero es para cada uno de nosotros, que hemos tenido el don de recibir el anuncio. Quienes lo hacen efectivo más allá de nuestras fronteras son los misioneros, que entregan sus vidas en los lugares más lejanos de la tierra.
Quiero agradecer al Sr. Arzobispo su preocupación constante y su oración, a la Delegación de misiones de Sevilla su acompañamiento, y su oración por todos los misioneros sevillanos que estamos esparcidos por todo el mundo, a D. Eduardo Martin Clemens y su equipo de colaboradores, a Miguel, responsable del blog misiones Sevilla.
Igualmente quiero agradecer a mi familia su paciencia y su comprensión, a mis amigos de Sevilla, de Constantina, al Movimiento apostólico de Schoenstatt en Perú, a Cáritas diocesana de Sevilla, a las parroquias de Pilas, Nueva Sevilla, a las hijas de Caridad y a mis amigos y grupos de la Parroquia de mi pueblo, de Bollullos de la Mitación, a mis amigos de Coria del Rio, de Guillena, de Puebla del Río y mis amigos de Gijón.

Con Cristo, su Hijo, bendíganos la Virgen María.
Un fuerte abrazo
San José de Sisa, 21 de octubre de 2.011