• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

viernes, 26 de octubre de 2012

Entrevista a nuestro Delegado Eduardo Martín Clemens



“El misionero se siente enviado por Jesucristo”

Eduardo Martín Clemens es un ejemplo más de las múltiples tareas pastorales que ocupan el día a día de los sacerdotes. Párroco de Santa Cruz y consiliario de Cursillos de Cristiandad, en esta ocasión viene a las páginas de ASD en su condición de delegado diocesano de Misiones, coincidiendo precisamente con los días más intensos del Octubre Misionero. La tarea no le resulta novedosa, ya que antes de llegar a Sevilla estuvo siete años de misionero en Perú, donde fue rector del Seminario Mayor San Carlos y San Marcelo.

¿Qué tarea tiene encomendada al frente de la Delegación de Misiones?
Hacer presente en la Archidiócesis el riesgo, el atrevimiento de estos hermanos que han salidos de nuestras comunidades. Van a anunciar el Evangelio a aquellos lugares en los que Cristo no es conocido, o dónde hay que revitalizar la fe incluso poniendo en riesgo su propia vida. Además hay que revitalizar al que se queda. Por eso, hay una unión como dos pulmones en un mismo cuerpo, entre un misionero que se va a anunciar el Evangelio y el misionero que se queda en la retaguardia pero que, por el bautismo y su incorporación a la iglesia, se siente igualmente misionero.
¿Cuántos sacerdotes sevillanos tenemos repartidos por el mundo?
Sacerdotes diocesanos, once. Están entre Nicaragua, Perú, China, Estados Unidos, Guatemala… Tenemos un poco de pobreza de sacerdotes misioneros, aunque  tengo mucha esperanza.  Animo a los sacerdotes más jóvenes y a los seminaristas para que descubran que la Iglesia, sin esta misión hacia fuera, pierde un poco el sentido, queda un poco mutilada. El arzobispo es consciente y siento mucha alegría cuando dice que a nadie ataría que le pidiera ir a misiones tenga el cargo que tenga la Archidiócesis. Afortunadamente hay muchos religiosos en las misiones y contamos con familias completas misioneras, que incluso cuando van creciendo los hijos no quieren regresar.
Cita a los jóvenes ¿Tiene gancho la llamada misionera entre los jóvenes?
Contamos con muchísimos jóvenes para el voluntariado de misiones, las vacaciones misioneras. Emplean su tiempo libre trabajando en tierras de misión, y cuando regresan sus vidas quedan transformadas. Son los primeros propagadores de la misión ardiente, y la labor es de trabajo continuo con los misioneros.
¿Cómo puede surgir esta vocación?
 El otro día se lo preguntaba a un misionero que se marchaba, y me dijo que en un rato de acción de gracias en la comunión, Dios lo llamó y le pidió que fuera a misiones. Rompió todo su proyecto para irse a Nicaragua a trabajar.
¿Cómo se actúa desde la Delegación?
Primero surge la inquietud y el encuentro con el Señor. A diferencia de las ONG, que tienen proyectos concretos, en las misiones el proyecto es misionero, es la vida del misionero. Desde la Delegación les ponemos en contacto con los misioneros que hay allí.  Es fundamental que el misionero sea enviado por la Iglesia y que ellos se sientan enviados por Jesucristo.  Y la comunicación cada vez es mayor, ya que la Iglesia siempre procura que no les falten recursos. Es fundamental que se sientan apoyados, muy especialmente en lugares donde la Iglesia es perseguida, e incluso su propia vida corre peligro.
Su trabajo abarca también la relación con las familias de los misioneros, ¿no es así?
Sí. Además, la mayoría de los que han ido a misiones tienen el testimonio de su parroquia o de la familia. Esta vocación misionera muchas veces nace en el corazón de la familia cristiana, y un día al año tenemos una Eucaristía en la que participan todas las familias, y a la que los misioneros mandan su testimonio.
Tendrá muchas experiencias del día a día…
Son muchas, y casi todas gratificantes. Incluso las experiencias duras, cuando te las cuentan sientes, entiéndeme, como cierta envidia. Pasa de todo. A lo mejor organizas un retiro para una comunidad cristiana reducida y al final van cuatrocientos. Me contaba Diego, un misionero diocesano, cómo el domingo coge el todoterreno y va de capilla en capilla celebrando la Eucaristía, sentado en el confesionario… Le gustaría que volviera a ser domingo para seguir cansándose por el Señor. Esto yo lo he experimentado.
¿Tiene señalados en el mapa lugares complicados, difíciles para los misioneros?
Hay algunos lugares complicados, incluso donde corre peligro la vida del misionero. A veces, puede surgir la duda de si me voy o me quedo, pero siempre se inclina a la balanza a quedarse para correr la misma suerte de sus fieles.
¿Adónde se puede dirigir el que sienta la llamada misionera?
A cualquier parroquia o a la Delegación de Misiones en la calle Don Remondo. Durante el mes de octubre contamos con muchas personas que recogen el material para el Domund. Informamos también a través de la web de la  diócesis y nuestro blog.
¿Cómo se vivirá en Sevilla el día del Domund?
El encuentro dará comienzo a las once de la mañana en la Plaza Nueva. Unos grupos cristianos de Sierra Leona irán cantando y animando la marcha, y llevaremos una Cruz por las calles Sierpes y Sagasta, para desembocar en la Plaza del Salvador. En la Colegial del Salvador nos esperará el arzobispo para dar comienzo a la Eucaristía que será el inicio del Domund.