• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

jueves, 17 de octubre de 2013

Francisco el misionero

El Domund ofrece la clave de cómo ve el evangelio el Papa de las periferias


No son pocos, dentro y fuera de la Iglesia, los que se están preguntando en dónde radica la clave del pontificado del papa Francisco. Este periódico es testigo de la sorpresa que, día a día, está generando ese humilde seguidor de Francisco de Asís y discípulo aventajado del eficiente Ignacio de Loyola. Las perspectivas a la hora de abordar las causas de esa capacidad del Papa de introducirnos en la novedad del Evangelio, de ponerse a la cabeza de las críticas a las estructuras temporales de la Iglesia, y de pedir el cambio del corazón como motor de una humanidad nueva, son múltiples y no siempre concordantes. Si, como dicen algunos, en este mundo ya no existen los hechos, solo las interpretaciones, el papa Francisco, como buen líder moral, va ganando la partida y se adelanta con frecuencia incluso a la multitud de intérpretes, más o menos acreditados, de sus obras y de sus palabras.
En estas vísperas del Domund, ese día en el que la Iglesia se vuelve algo menos discutible en la plaza de la opinión pública gracias al testimonio de quienes no distinguen entre evangelio y periferia, voy a proponer una clave interpretativa del pontificado del papa Francisco y del nuevo rostro que la Iglesia presenta a la sociedad. La clave del papa Francisco radica en el método misionero del primer anuncio. De ahí que, como podemos testificar en la sede de Obras Misionales Pontificias, el entusiasmo con que los misioneros están viviendo este tiempo de la Iglesia no habla del Papa, sino de ellos mismos. El papa Francisco está confiriendo al papado la forma misionera de entender y de practicar el evangelio en la historia. El concepto de misión del obispo de Roma procede de su experiencia en las situaciones de ultimidad antropológica, en su comprensión de la relación entre el evangelio y los pobres, y en su radical propuesta de un cristianismo que mira a cada hombre y a cada mujer a los ojos, sin prejuzgar, al tiempo que hace silencio para escuchar el latido de su corazón. Un silencio que no pregunta, solo escucha y acompaña.

El concepto de la misión del papa Francisco, el Papa de las periferias geográficas y existenciales, es primero patrimonio, para toda la Iglesia, de los misioneros. Es patrimonio porque es su experiencia, su circunstancia vital, su proyecto de vida. Por más que nos empeñemos en buscar fórmulas mágicas, no hay en la comunidad cristiana otro método de relación con los están más lejos, o con los que están más cerca, que el que practican cada uno de los 13.000 misioneros españoles en el mundo, repartidos en 130 países, con una media de edad de 70 años. Las categorías clásicas han dejado de tener vigencia. La distancia de cada corazón al evangelio y a la posibilidad del encuentro con Jesús de Nazaret ya no se mide con conceptos y con palabras, se mide con la experiencia.
En este primer año del pontificado del papa Francisco, el Domund, esa fecha que está presente en el imaginario de la sociedad española, es una definición de su esencia: el Domund de las periferias para colaborar con los misioneros. Una jornada en la que se nos invita a salir de nosotros mismos, de los límites a los que llega nuestra mirada, nuestra capacidad de producir, de consumir, de poseer, para encontrarnos con quienes no nos aportan más que su presencia profética. No son muchos en este momento de la historia los que hablan de los pobres, piensan desde los pobres y con los pobres. No son pocos los que han convertido a los pobres en una categoría despersonalizada que se conjuga con los sinónimos de pobreza. Sin embargo, los misioneros, esos héroes de lo cotidiano en un mundo sin mitos ni leyendas, nos están hablando de la posibilidad de hacer de la caridad la semilla de la justicia y condición de la esperanza. Por eso desde Obras Misionales Pontificias lanzamos un reto comprometido: “Yo también soy Domund”, el Domund de las periferias.El mensaje que Francisco ha entregado a la Iglesia y a la humanidad con ocasión de esta jornada es una invitación a salir “del propio ambiente” para llevar este aliento universal también a los “suburbios”, a la humanidad. Interpela a los cristianos, y a cualquier persona de buena voluntad, para que seamos capaces de salir al encuentro de los que están lejos, con signos y gestos significativos, como testimonian con sus vidas los misioneros. “Hago un llamamiento a todos aquellos que sienten la llamada a responder con generosidad a la voz del Espíritu Santo, según su estado de vida, y a no tener miedo de ser generosos con el Señor”. Ha llegado la hora de dejar al lado una vida supuestamente cristiana, instalada en mirar cómo otros se entregan a los demás, para pasar a tomar parte activa en la encrucijada a la que ha convocado el Señor de la vida y de la historia. Por eso Francisco entrega su bendición a quienes llevan la delantera: “Bendigo de corazón a los misioneros y misioneras y a todos los que acompañan y apoyan este compromiso fundamental de la Iglesia para que el anuncio del evangelio pueda resonar en todos los rincones de la tierra”. Ellos no necesitan tanto ser admirados y contemplados cuanto ser ayudados e incluso imitados.

Anastasio Gil García es director nacional de Obras Misionales Pontificias.
Fuentes: Diario El País, 16-10-13