viernes, 14 de octubre de 2016

DOMUND: Feliz cumpleaños misionero

LA JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES, EL DOMUND, CELEBRA SU 90 ANIVERSARIO. DESDE HACE 90 AÑOS CADA COMUNIDAD CRISTIANA HACE MEMORIA DE LA TAREA EVANGELIZADORA DURANTE EL MES DEL OCTUBRE MISIONERO

Este año, 2016, el DOMUND cumple 90 años. “El Papa de las misiones”, Pío XI, tomó la iniciativa de crear una Jornada Mundial de la Misiones para su celebración anual en toda la Iglesia universal.Desde hace 90 años, en cada comunidad cristiana, al menos en la celebración de la Eucaristía, se hace memoria expresa de esta tarea evangelizadora y los fieles son exhortados a hacerla propia como algo que pertenece a su compromiso de fe. Es el día en el que aparece con mayor atractivo la catolicidad de la Iglesia, confesada en el Credo y asumida en la responsable cooperación con la evangelización del mundo. Cada año el Papa envía, con motivo de su celebración, un Mensaje misionero para animar a los fieles a tomar parte en el anuncio del Evangelio especialmente en la Jornada Mundial de las Misiones que se celebra en todo el mundo el penúltimo domingo de octubre.

La Jornada Mundial de las Misiones, el DOMUND, nace con la finalidad de dar a conocer la actividad misionera de la Iglesia, en el más amplio sentido de la palabra. No cabe hacer acepción de personas ni de tareas. Integra tanto el compromiso evangelizador como el inherente al desarrollo y promoción de los pueblos. El beato Pablo VI no duda en considerar que esta Jornada es “una genial intuición en la vida de la Iglesia, una oportunidad para hacer sentir la vocación misionera de todos los fieles del Pueblo de Dios”, porque la universalidad del DOMUND afecta a la vida misma de cada comunidad cristiana. No importa la historia, la cultural o la “edad” de estas comunidades. Basta que en ellas se confiese la fe, se proclame la Palabra, se celebre la Eucaristía y se viva la fraternidad para que el DOMUND se convierta en un  acicate tanto para las Iglesias jóvenes como para las de vieja fundación. Es el “día de la catolicidad”.




Celebrar el Octubre Misionero en todas las comunidades

La Jornada Mundial de las Misiones se inserta de tal manera en la vida de la Iglesia, que ha producido un efecto transformador en el mes de octubre, convirtiéndolo en un mes eminentemente misionero. Arranca con la fiesta de santa Teresa del Niño Jesús y concluye en los umbrales de la solemnidad de Cristo Rey. Es la recta final del año litúrgico. Nada puede quedar para después o para otro momento. En este mes debe resonar de manera especial el mandato de Jesús: “Id...”, o la invitación del papa Francisco al mostrarnos una “Iglesia en salida”.  Pero para salir hay que equiparse y tener bien definido el punto de llegada. Nada hay más adverso para el navegante que perder de vista el faro.

Así se entiende que en el “octubre misionero” se procure fomentar, en la primera semana, la oración y el sacrificio realizado con amor, para identificarnos con el sentir de los misioneros; tomar conciencia, en la segunda semana, de lo que es y significa ser llamados a la misión y, en algunos casos, a la misión ad gentes, porque “no hay misión sin misioneros”;  la tercera semana, preparación inmediata al DOMUND, es la oportunidad para tomar la decisión de cooperar generosamente con las necesidades de la misión; para concluir, en la cuarta semana, con el compromiso de insertarse en grupos y comunidades eclesiales de inspiración misionera.

La jornada del DOMUND, que celebramos el penúltimo domingo del Octubre Misionero, ha sido durante estos 90 años un claro indicador para la vida de quienes se reconocen miembros vivos de la Iglesia universal. Desvela y promueve la centralidad de la universalidad de la fe en cualquiera de las actividades eclesiales, formativas o celebrativas. De esta conciencia universal brota el compromiso de tomar parte activa en el quehacer evangelizador de la Iglesia, porque ser católico es tener conciencia de ser Iglesia donde no caben las fronteras ni los particularismos.



Anastasio Gil, director nacional de OMP España
Tribuna Misionera, revista Misioneros Tercer Milenio, octubre 2016