• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

martes, 15 de octubre de 2013

La primera hucha del DOMUND


Fue el 4 de junio de 1922, primer año del Pontificado del que sería conocido como el Papa de las Misiones. Era la fiesta de Pentecostés y se conmemoraba el tercer centenario de la fundación de Propaganda Fide, la que hoy conocemos como Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Pío XI presidía la misa en San Pedro y en ese momento pronunciaba la homilía, en aquella solemnidad “siempre bella, siempre grande” (así comenzó) de la venida del Espíritu Santo, el protagonista de la misión. Pero, llegado un momento, el Santo Padre hizo algo inesperado...

El silencio de la Basílica se hizo aún más denso cuando todos los obispos, sacerdotes y fieles allí presentes vieron que el Papa se despojaba de su solideo y, con él vuelto boca arriba en su mano, solicitaba a toda la Iglesia que ayudara a las misiones, diciendo: “Esto es lo que os pide a vosotros, a todos sus hijos, el Vicario de Cristo. Y no duda en tender hacia todos sus manos desde esta altura, en demanda de colaboración y socorro...”.

Todos quedaron sobrecogidos al ver al Pontífice convertido en mendigo por las misiones. Su solideo se convirtió, de algún modo, en la primera hucha del Domund, aunque tendrían que pasar aún cuatro años para que él mismo instituyera la Jornada Mundial de las Misiones, el 14 de abril de 1926. 

No, él no dijo “#YoSoyDomund”, pero a casi noventa años de distancia, ese gesto emocionante de Pío XI fue el que nos abrió el camino para que hoy podamos nosotros decirlo con nuestra hucha azul —y, sobre todo, con el corazón— por delante.

Rafael Santos, 
Obras Misionales Pontificias España